Consejos para combatir el estrés

El estrés aparece de vez en cuando, y algunas personas lo experimentan con más frecuencia que otras. Es la reacción natural del cuerpo al torbellino de experiencias vitales por el que todos pasamos en algún momento. El dinero es escaso, la crianza de los hijos es un reto, el trabajo es duro y los miembros de la familia quieren atención; todo esto se suma a las condiciones de estrés.

En esta ocasión, se ha recopilado una lista de sugerencias para ayudar a su cerebro a recuperar el control, combatir el estrés y restablecer el equilibrio de su cuerpo, mente y emociones. 

Ejercitarse

Incluso durante breves periodos de tiempo, el ejercicio es un reductor natural del estrés. El ejercicio es importante tanto para el bienestar mental como para el físico, ya que libera una gran cantidad de endorfinas.

Sentirá que la tensión empieza a desaparecer después de sólo 20 minutos de cardio, y tendrá una oleada de energía y bienestar que puede durar hasta tres horas.


Dormir lo suficiente

El sueño es esencial para la salud y la felicidad en general. El estrés interfiere en su capacidad para conciliar el sueño y tener una noche decente, lo que resulta en un mayor estrés y menos descanso.

Un buen régimen de sueño puede ayudarle a romper este círculo vicioso. Cree una rutina nocturna relajante que alivie el estrés, así como tomar un baño caliente seguido de algunos mimos. 


Probar algún suplemento

Existe una gran variedad de vitaminas y bebidas diseñadas para ayudarle a relajarse. Acostúmbrese a tomar una taza de su mezcla de hierbas favorita cada vez que necesite un descanso. Asimismo, puede probar las gomitas para el estrés, las cuales tienen un efecto terapéutico que permiten conciliar el sueño y mejorar el estado de ánimo.


Comer en color

El estrés puede tener un impacto negativo en su salud y bienestar general. La mejor defensa es una buena ofensiva, así que alimentece de forma equilibrada e incluya muchas frutas y verduras frescas.


Cuidado personal

El estrés favorece el desorden y acelera el envejecimiento de su piel. El estrés provoca arrugas, inflamación, ojeras, bolsas bajo los ojos, sarpullidos y brotes al potenciar la producción de cortisol, que descompone el colágeno y la elastina.


Realizar un seguimiento de las causas

Las emociones están en la base del estrés. Lleve un cuaderno para registrar qué acciones y acontecimientos le ponen ansioso y tenso. A continuación, preste atención a los mecanismos de afrontamiento que emplee su mente para ayudarle a relajar su cuerpo.

Empiece por centrarse en su respiración. Cambie el ritmo con inhalaciones y exhalaciones tranquilas y profundas cuando se vuelva irregular, rápida o superficial. Para centrarse, calmar sus pensamientos y aumentar la relajación, pruebe a repetir un mantra.

Deje lo que está haciendo y tómese un momento para detenerse, cerrar los ojos y utilizar el poder de la visualización para calmar su corazón y su mente. Si el siguiente día será estresante, ponga el despertador 20 minutos antes y practique yoga o salga a pasear.